octubre 03, 2011

A 82 AÑOS DE LA PASCUA DE MADRE BERNARDA MORIN

"En la Iglesia de Dios hay servidores consagrados al bien del prójimo cuya gigantesta figura ha venido por fundamento, (en) la humildad más profunda, escondiéndose como violetas para aromatizar el ambiente en la tierra y en el cielo, y precisamente por vivir escondidas a las grandezas del mundo, Dios las ha hecho brillar en el inmenso apostolado social donde desgranan las perlas del corazón en el niño, en el joven, en el anciano agobiados por el dolor y la invalidez, y así como de la inmensidad del océano se levantan las nubes llenas de agua , fertilizadoras de los campos, así del corazón pletórico de amor de Dios se desprenden cariñosamente esas obras caritativas particulares y sociales que haciendo el bien cada día lo multiplican en todas las actividades de su vida…. Almas grandes que en el curso de la vida van dejando por el camino las flores del corazón…Tal fue la recordada Reverenda Madre Bernarda Morin, fundadora de la Providencia chilena…

Aquella mañana del 6 del Octubre [día en que se realizaron sus exequias] amaneció velada con nubes tenues que llovían sus sombras diáfanas sobre la tierra, mientras ellas se orlaban de sol en las alturas: había un llanto de rocío en los árboles floridos de aquel huerto de las Hermanas de la Providencia.

En la Capilla de la Casa Central se realizaban los funerales de una religiosa escogida por Dios para fundar en nuestra Patria, obediente a sus designios, la Congregación religiosa más vasta acaso de este suelo austral. En medio de los sollozos de sus hijas en religión congregadas en torno al féretro, subían las plegarias de la Iglesia, de los amigos y sacerdotes, de los huérfanos y ancianos por el eterno descanso de la Madre Bernarda Morin.

Jamás en Chile se han realizado funerales más solemnes por una religiosa que los de esa mañana: solemnes por la emoción unánime de dolor que manifestara la sociedad entera…

Sor Bernarda aunque nacida en tierra extranjera, amó entrañablemente a Chile y desde joven hecha religiosa su ministerio de inagotable bondad lo vació a raudales de mar a la montaña. Levantó hospitales, fundó asilos, orfelinatos, casas de amparo, escuelas… Ancianita y muy achacosa la veíais sin embargo, visitar generosa y maternal, en todas las épocas del año, a sus queridas casas de la Providencia ella, que era de verdad, la Providencia misma."

La Sierva de Dios Bernarda Morin es homenajeada, en los distintos medios nacionales de la época con las palabras antes transcritas al momento de celebrar su Pascua, y los días posteriores al 4 de Octubre de 1929; Durante sus exequias miles de hombres, mujeres y niños se unieron en el dolor por tan sensible partida y, el pasado Sábado 1 de Octubre como familia Providencia nos unimos para recordarla, no en el dolor sino que, a 82 años de su Pascua, en la alegría de ser partícipes de su acción evangelizadora en un mundo que sufre las mismas enfermedades sociales de principios del siglo pasado.

Madre Bernarda siempre estuvo alerta a lo que Dios le comunicaba, siempre abierta al nuevo soplo del Espíritu Santo. En ella la comprensión del amor de Dios y el conocimiento de sí misma la llevan a no sólo a responder constantemente su llamada sino que a transformar la manera en que comprende y por ende obra en el mundo.

Este año no hemos caminado siguiendo los pasos de Madre Bernarda pero como familia Providencia estamos llamados a reflexionar a la luz del Carisma de las Hermanas de la Providencia, ante los conflictos sociales que han afectado a nuestra Patria, Dios cada día nos invita a discernir sobre la equidad, la justicia y la solidaridad en nuestro pueblo, a la luz del Evangelio.

Para ver galería fotográfica: http://on.fb.me/pDqTZL

1 comentarios:

Providencia de los Sagrados Corazones dijo...

¡Gracias, Madre Bernarda!

Hoy tus hijas agradecemos tu entrega y sacrificio. Hoy te decimos que somos felices, que amamos tu vida y tu gran corazón.