enero 27, 2011

DESMENTIDO

Sin duda, lo acontecido el día Lunes 25 de Enero ha sido una lamentable pérdida para todas nosotras. Por ello agradecemos todas las muestras de sincero cariño que nos han brindado, nos hemos sentido profundamente unidas en la oración a toda la comunidad, familia de las hermanas, Asociados Providencia, ex-alumnas y tantas personas anónimas que ese día prestaron su valiosísima y desinteresada ayuda.

A través de la web se ha dado a conocer una información que señala que las hermanas de la Providencia han solicitado ayuda (ropa principalmente) para ellas y las ancianas del Pensionado Nuestra Señora de los Dolores, esa información no ha surgido desde la Casa Provincial. Es por ello que llamamos a la comunidad a estar atentos a cualquier información de este tipo puesto que cuando se tomen resoluciones sobre la forma en que la comunidad nos pueda ayudar, se dará a conocer en forma oportuna mediante la información en cada una de las obras de la Congregación y a través de este mismo blog.

Estamos ciertos que hoy más que nunca, "la Providencia vela tiernamente por nosotras" (*)

Para todos ustedes, que tengan un bendecido día.

(*)Sierva de Dios Bernarda Morin

5 comentarios:

Ma. José Calvimontes dijo...

Sinceramente conmovida por el incendio que destruyó la iglesia y el Pensionado que atienden las Hermanas de la Providencia, y alertada por el testimonio de una persona cercana a ustedes en relación a la necesidad urgente de ropa, llamé por teléfono al Provincialato al día siguiente de ocurrido el siniestro para, de primera mano, saber de qué manera se les podía ayudar. La Hermana con la que hablé, a quien lamentablemente no pregunté el nombre (pues nunca pensé que lo podría necesitar para aclarar nada), me indicó que las Hermanas y las ancianas "se quedaron con lo puesto" y que necesitaban tanto ropa como artículos de aseo. Ante ello, realicé un llamado privado, entre familiares y amigos, a ayudar, y otro público, a través de mi cuenta personal en Twitter y de la de mi sitio web de difusión de información solidaria, dando a conocer esta necesidad y la dirección del Provincialato, para la entrega de ayuda. Es decir, simplemente haciendo uso de las herramientas de comunicación digital en forma desinteresada y con información que SÍ surgió de su casa central.

Lamento que tanto en esa red como en este espacio se hable de un DESMENTIDO, cuando no hubo ni mentira ni intención de mentir, sino sólo de AYUDAR. Lamento que se mienta diciendo que esa información no salió del Provincialato y no comprendo por qué se lo hace. Lamento también que en lugar de pedir o indicar que se espere a la difusión de la información oficial, y hacerlo directamente a mi persona, se nos haya tratado de mentirosos, y se lo siga haciendo con la publicación de este post. Pero sobre todo lamento que quien haya sido la persona que ha escrito todos esos mensajes no esté dispuesta justamente a recibir los signos de la Providencia, que se manifiesta tantas veces a través de los actos de personas de buena voluntad.

Ojalá en adelante, y conociendo la verdad de los hechos, se hable de una "aclaración", en último caso, pero ya no de un "desmentido", porque eso hace daño a quienes en forma transparente trabajamos día a día por apoyar a los necesitados. Gracias.

Stricto dijo...

Aún en el supuesto caso de que la solicitud de ayuda no hubiese salido de la Casa Provincial, no se comprende esa que parece una falta de humildad y, sobre todo, de recto criterio.

Cat dijo...

Me sumo a las palabras de María José, yo me acerqué a la Congregación para saber si se necesitaba algo y con qué cosa se podría ayudar. Con la información que se me dio, yo hice difusión en Twitter por si se conseguía algo de ayuda, con buena voluntad, sin hacer de intermediario, sino que pedimos que se entregara directamente en la Congregación.
Todo lo que se hizo, se hizo con buena intención.

Anónimo dijo...

Creo que no es una falta de humildad, es algo peor. Supongo que los desmentidos -llamemos así- se hacen para evitar que se utilice el nombre de una institución para juntar bienes y luego darle fines non-sactos -supongo reventa, o similares.
El problema supongo para este tipo de instituciones es que nunca saben que persona es la que miente y que persona tiene buena fe. Lo digo porque a través de twitter incluso se ha recurrido a cuentas de medios televisivos para aclarar o desmentir puntualmente este hecho que no ha sido más que un pedido por medios sociales.
Sea el caso que sea, actor de buena fe o desconocido en duda, no podemos presumir mala fe ya que se puede dañar la reputación de alguna persona verdaderamente seria y valiosa o la sensibilidad de gente que ya no se atreva a ayudar por miedo a que se repita la historia, y la gente tendrá miedo de ser solidario por iniciativa propia y por ejemplo salir a recolectar a nombre de una institución, en su caso.
Particularmente en esta confusión creo que el error ha sido presumir mala fe en lugar de personalmente hablar con la persona involucrada, explicarle el procedimiento, motivos, pero siempre a la persona involucrada sin más y luego en función de la respuesta se actúa. Es esto porque hay personas que pueden salir muy perjudicadas de un hecho de estas características si no se toman recaudos. Siempre se habla personalmente y luego se sale a hablar. Es mi opinión. De todas formas mis mejores deseos a las hermanas y a la persona afectada para que encuentren una forma de subsanar heridas y desacuerdos, estando del mismo lado respecto a su deseo de ayudar. slds

Mariana Peña Mendoza dijo...

Lamento profundamente toda esta confusiòn que se ha generado, creo que la lecciòn està en preguntar bien con quièn se està hablando puesto que quizàs tambièn una persona de buena voluntad contestò diciendo que era eso lo que se necesitaba sin consultar a las personas adecuadas por lo que pudo haber una imprudencia de por medio.

De todas maneras me es imposible no agradecer a todas las personas que de una u otra manera han buscado hacerse cercanos y ayudar en momentos como estos.

Pienso que seguir con el tema es dar espacio al mal espìritu que tambièn se aprovecha de instancias como esta para apoderarse de nuestros corazones.

Lamentablemente no conocemos la identidad de la persona que pudo haber dado a Marìa Josè aquella informaciòn puesto que en la casa provincial trabajan muchos laicos y difìcilmente pudo haber sido una hermana que contestara el telèfono, espero que no se siga dando vuelta en una rueda sin fin de un comunicado que no quiso sino aclarar malos entendidos que comenzaron a circular.

Soy hermana de la providencia y me llegò mucho tanto lo que ustedes publicaron como el desmentido del blog. Creo firmemente en personas que como ustedes buscan en fraternidad acercarse ayudar, la lecciòn es hacerlo con la mayor informaciòn posible para asegurarse que la informaciòn sea fidedigna... Mis bendiciones para ustedes.