junio 04, 2010

CUSTODIOS DEL ALMA DE CHILE




“Como descienden la lluvia y la nieve de los cielos,
y no vuelven allá sino que empapan la tierra,
la fecundan y la hacen germinar,
para que dé simientes al sembrador y pan para comer,
así será mi palabra, la que salga de mi boca,
que no tornará a mí de vacío,
sin que haya realizado lo que me plugo,
y que haya cumplido aquello a lo que la envíe”

Isaías 55, 10-11


Ese texto de Isaías y un diaporama con imágenes de Chile reciben a quienes visiten en el Centro de Extensión de la UC la muestra “Custodios del alma de Chile”, que reúne una serie de objetos personales de Santos, Beatos y Siervos de Dios de nuestro país. En ella se ha querido exponer a la comunidad, en palabras de su organizador “un pequeño ejemplo de las tantas luces atesora la Iglesia, que nos pueden inspirar y guiar el camino “a la mayor gloria divina””.

“Nuestra Iglesia de Chile es testigo de vidas admirables que han marcado profundamente el alma de nuestro país. Por ello ha seguido una serie de procesos oficiales de canonización pero, sin olvidar que hay muchos chilenos desconocidos cuyas vidas ayer, hoy y siempre han sido tan ejemplares como las que están camino a los altares. Como un testimonio de ello esta exposición organizada por la Vicerrectoría de comunicaciones y Educación continua de la Pontificia UC de Chile reúne, por primera vez un importante acervo de objetos personales de Santos, Beatos y Siervos de Dios junto a un material gráfico que quiere acercarnos a sus vidas, carisma y testimonios”.

En esta muestra encontraremos objetos personales de Santa Teresa de los Andes y San Alberto Hurtado, los beatos Laura Vicuña, Ceferino Namancura y P. Agustín Fariña; y los Siervos de Dios Pedro Bardeci, Mariano Avellana Lasierra, María Crescencia Pérez, los Tres mártires de Elicura, Juan Pedro Mayoral Ramos del Manzano, María del Carmen Benavides y Mujica, Fray Andrés Acosta, Monseñor José María Caro, Mario Hiriart Pulido, Monseñor Guillermo Hart de Laufen, Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux y nuestra querida Madre Bernarda Morin Rouleau.

“Entendía que me hallaba en el mundo solo para amar, servir y glorificar a un Dios tan bueno”, con esas palabras la gráfica presentada de Madre Bernarda en pocas palabras nos muestra su extensa y fecunda vida. Los objetos personales de Madre Bernarda contenidos en tres vitrinas fueron facilitados por el Museo Bernarda Morin de las Hermanas de la Providencia.

Sin más palabras, invitamos a toda la comunidad, especialmente a la comunidad Providencia a visitar la exposición que estará abierta hasta el 3 de Julio. Más información en http://bit.ly/bo8XC9

0 comentarios: