junio 18, 2010

"AQUÍ ESTÁ CHILE: ¿NO QUIERE SOR BERNARDA IR A CHILE'"

"No, Señor, contesté; no deseo ir más lejos de lo que me pide la obediencia"....."Muy distante estaba entonces de pensar que Chile sería el campo de mis labores y a la vez mi segunda patria"(1)


Una afectuosa y concurrida asamblea acompañó a las Hermanas de la Providencia en la Iglesia de la Casa Matriz el Jueves 17 pasado para unidos, como una gran familia, celebrar los 157 años de presencia apostólica de la Congregación en Chile. Una historia que comienza a escribirse la histórica mañana del 17 de Junio de 1853 cuando al puerto de Valparaíso arriban cinco misioneras canadienses que veían en Chile un paso más en el regreso a su natal Canadá después de un largo y azaroso viaje cuya misión era fundar una misión en Oregón, Estados Unidos.


Se dio inicio a la Eucaristía, celebrada por el Padre Juan Mundaca acompañado del Capellán de la Casa Provincial, Padre José Casali, con la procesión de cinco hermanas que portaban cada una un cirio encendido como símbolo de la presencia de las misioneras que arribaron a Chile el 17 de Junio de 1853: Madre Victoria Larocque, una de las siete fundadoras de la Congregación en Canadá; Sor Amable Dorion, Sor María del Sagrado Corazón Berad, Sor Dionisia Benjamina Worwoth y Sor Bernarda Morin.


En la Iglesia Matriz de la congregación en Santiago descansan los restos de la Sierva de Dios Bernarda Morin y también los restos de Madre Victoria Larocque, quién fue la primera Superiora de la naciente comunidad y quien además en Octubre de 1852, al emprender el viaje desde Nueva York anima a las misioneras diciéndoles: "Ahora ¡valor!


Madre Victoria Larocque fallece en Chile a los 34 años de edad sin haber tenido la posibilidad de volver a su natal Canadá; Un emotivo momento se vivió cuando con las propias palabras de la Sierva de Dios Bernarda Morin se la recuerda: "Madre Victoria Larocque era el ejemplo vivo de todas las virtudes religiosas, seáme permitido recordar la dulzura de su carácter, su modestia angelical, su profunda abnegación, su humildad sencilla y sin aparato, el espíritu de oración que la distinguía de las demás, un albúm de profunda oración y vida interior".


También se recuerda el momento en que la Sierva de Dios Bernarda Morin fallece en 1929 y se escribe de ella: "Un alma nutrida de los consejos evangélicos, que amaba entrañablemente a Chile, una excepcional mujer cuya figura se elevará en los años al sitio de honor que le corresponde en la historia religiosa de nuestra América".


Hermana Ana Teresa Araya, Superiora Provincial, agradeció la compañía de todos los presentes señalando que este día había sido especialmente de mucha alegría al recibir el cariño y saludos de todas las obras de la Congregación presentes en la Provincia Bernarda Morin. Con especial cariño recuerda que: "el espíritu, el hilo fundacional nunca ha sido cortado pues en esta Capilla tenemos no sólo a la Sierva de Dios Bernarda Morin, sino que aquí también descansa Madre Victoria Larocque, la primera Superiora en Chile y una de las siete fundadoras de la Congregación en Montreal, lo que para las Hermanas en Chile es un privilegio, una gracia muy grande".


Posteriormente, las hermanas invitaron a la asamblea a participar de un vino de honor.




(1) Historia de la Congregación, Hermanas de la Providencia. IV Tomo. F. Aliaga R.




0 comentarios: