junio 29, 2010

MADRE BERNARDA MORIN ROULEAU, HERMANA DE LA PROVIDENCIA

"En la construcción de la nación chilena, la historia ha ensalzado siempre las hazañas militares de sus héroes. La educación del bicentenario de la Independencia Nacional debiera ampliar y enriquecer esa visión, comunicando otros heroísmos a nuestros niños, niñas y jóvenes: los heroísmos del compromiso social, los heroísmos del servicio a los demás, los heroísmos de quienes contribuyen al progreso moral.

En esa perspectiva, los colegios Providencia de Chile renuevan sus votos de fidelidad y gratitud a Madre Bernarda Morin y postulan al testimonio de su vida y de su obra ante la Santa Sede de Roma para que sea beatificada y reconocida posteriormente su santidad."

Con esas palabras comienza el artículo que, escrito por don Luis Pastén, Jefe de la Unidad Técnico Pedagógica del Colegio Sagrados Corazones de la Serena, fue publicado el 17 de Junio pasado en el diario de circulación regional El Día de La Serena y enviado a la redacción de nuestro blog por Hermana Gloria García, directora del mismo colegio.


Pensando en el propósito mayor, que no es otro más que la beatificación de Madre Bernarda, siempre será para nosotros una alegría publicar en este espacio el esfuerzo que hacen las Comunidades de la Providencia para dar a conocer la vida y obra de la Sierva de Dios Bernarda Morin. Sabemos que en La Serena, especialmente en el Colegio Sagrados Corazones, se realizan diversas actividades que buscan acercar a la comunidad el carisma, la vida y obra de Madre Bernarda pero no nos habían llegado noticias de todo ello. Esperamos seguir recibiendo el apoyo desde la Comunidad religiosa y educativa del Colegio Sagrados Corazones a quienes a pesar de la distancia, siempre vemos en las actividades que el Comité pro beatificación realiza en Santiago.

No queda más que decir que el artículo es una gran reseña de la vida de Madre Bernarda, un sincero agradecimiento a su vida y a la presencia de las Hermanas de la Providencia en Chile. Lo pueden leer completo en el sitio web del Colegio Sagrados Corazones: http://bit.ly/aP3P3c pero también lo pueden leer directamente del sitio web del Diario El Día: http://bit.ly/cMDmOK .

¿Quién no ha leído la Historia de Chile de Jaime Eyzaguirre?, quizás pocos saben que él también dedicó unas palabras a Madre Bernarda y don Luis Pastén nos las recuerda en su escrito: "El historiador Jaime Eyzaguirre, al comentar la vida de Madre Bernarda, escribió, “…rara vez la preocupación de las biografías se ha detenido ante las grandes almas que con menos estridencia, pero con mayor eficacia, se vaciaron enteras en el servicio del prójimo desamparado, a este grupo pertenece Bernarda Morin, fundadora de la Congregación de la Providencia en Chile; gran carácter, corazón abnegado y personalidad extraordinaria que no conocía el desaliento a lo largo de una vida por lo demás azarosa y casi centenaria. A lo largo de Chile su figura se agiganta. No hay un instante de titubeos en las horas de angustia y tremenda prueba, no una flaqueza en la voluntad siempre erguida… con nobleza se desentiende de lo pequeño para volar a las grandes alturas”.

junio 28, 2010

EN LA PROVIDENCIA DE CONCEPCION TAMBIEN CELEBRARON



En un paseo por los sitios web de los Colegios Providencia encontré que en el Colegio La Providencia de Concepción también habían celebrado los 157 años de presencia apostólica de las Hermanas de la Providencia en Chile. A través de las fotografías podemos ver a todas las alumnas pero creo que tanto a ustedes, lectores y lectoras del blog de Madre Bernarda, como a mí les parecerá que lo que más destacado es el video de la representación que las pequeñas del Kinder B del Colegio hacen del viaje y la llegada de las hermanas a Chile. Escuchar partes del relato del viaje en sus voces es simplemente muy motivante para seguir difundiendo la vida de la Sierva de Dios Bernarda Morin.

Un fuerte abrazo a las "mini" hermanas de la Providencia que nos deleitaron con su representación. A través de estas líneas no nos queda más que agradecer el trabajo realizado por el Colegio La Providencia de Concepción.


Nota: Las fotografías y el video están tomadas de la web del Colegio La Providencia de Concepción, la galería completa la pueden ver aquí: http://bit.ly/cyBs2B

junio 25, 2010

Hermana Guacolda Peña

Desde el lanzamiento de este blog he tratado de difundir la vida y obra de la Sierva de Dios Bernarda Morin; Siempre he querido mantenerme fiel a esa motivación, por eso es que desde que la noticia de la partida de hermana Guacolda Peña no he dejado de pensar en si era "correcto" dedicarle unas líneas, más aún haciéndolo a título personal. Y ya, desde el sentimiento y no desde el pensamiento, le dedicaré unas líneas.

Hermana Guacolda Peña Alvarez
(R.I.P)

No recuerdo cuándo conocí a la hermana Guacolda Peña, pero creo que era de esas personas de las que uno puede decir con propiedad que quienes no la conocieron quizás no entiendan lo que se ha perdido con su partida. Yo lo puedo decir, y la conocí poco. Siempre me pareció que la alegría a ella la desbordaba y durante este día, lo que más he recordado de ella es precisamente eso: la alegría que parecía sobrepasar sus propios límites, brotaba de ella para contagiar a otros. Una mujer absolutamente acogedora y entregada en su misión, los recuerdos del Hogar de Ancianas San José en Recoleta sin duda imborrables para ella y para las abuelitas que allí residían. ¿Alguna vez la escucharon cantar?, cuando la escuché no podía creer que era ella, tenía una voz transparente, como ella. La conocí poco y creo que era una mujer bendecida y que siguiendo los pasos de las Fundadoras de la Congregación de la Providencia vivió fielmente, a mis ojos, las virtudes de Humildad, Simplicidad y Caridad. Hoy, una vida de más de 50 años de vida religiosa se ha apagado, a nuestros ojos, la partida de la hermana Guacolda Peña nos ha mostrado abruptamente la finitud de nuestra existencia, pero a los ojos de Dios, quizás una vida plena, un ciclo completo, vivido en profunda comunión con Él.

Un abrazo fraterno a todas las Hermanas de la Providencia y a la familia Peña Alvarez.

junio 24, 2010

COMUNIDAD BERNARDA MORIN VISITA LA EXPOSICION CUSTODIOS DEL ALMA DE CHILE



Con mucha alegría, después del triunfo de Chile frente a Suiza en Sudáfrica, la Comunidad Bernarda Morin de las Hermanas de la Providencia visitaron la exposición "Custodios del alma de Chile" en el Centro de extensión de la Universidad Católica.

La comunidad Bernarda Morin se encuentra en el Campus de la Casa Provincial y en ella residen las hermanas mayores de la Provincia, y aquellas que por requerir cuidados especiales por alguna enfermedad deben residir en Santiago.

Hermana Herna Astorga, Superiora de la comunidad, invitó también a quienes laboran en ella a esta exposición que recorre la vida de los Santos, Beatos y Siervos de Dios de Chile en la que Madre Bernarda Morin está presente con una breve y precisa biografía en la que se lee: “Entendía que me hallaba en el mundo solo para amar, servir y glorificar a un Dios tan bueno”, graficando en breves palabras su extensa y fecunda vida. Junto a ella, algunos de sus objetos personales como el retrato de sus padres y los recortes de la prensa de la época que dieron cuenta de su fallecimiento el 4 de Octubre de 1929.

Recordemos que esta muestra reúne una serie de objetos personales de Santos, Beatos y Siervos de Dios de nuestro país. Y en ella se ha querido exponer a la comunidad, en palabras de su organizador “un pequeño ejemplo de las tantas luces atesora la Iglesia, que nos pueden inspirar y guiar el camino “a la mayor gloria divina””. Esperando que tal como lo hizo la Comunidad Bernarda Morin, la comunidad Providencia se anime a visitar la exposición que estará abierta hasta el 3 de Julio. Más información en http://bit.ly/bo8XC9

junio 23, 2010

157 AÑOS DE PRESENCIA APOSTÓLICA EN CHILE DE LAS HERMANAS DE LA PROVIDENCIA




"Aunque camine por cañadas oscuras,

nada temo, porque Tú vas conmigo:

tu vara y tu cayado me sosiegan" (Salmo 22)


"¡Santa decisión! Nos conformamos a ella con la seguridad de que el Espíritu Santo había hablado por la boca del Venerable Prelado, nos inclinamos amantes y respetuosas bajo su cayado de Pastor y desde entonces besamos el suelo chileno con el afecto que se besa el suelo de la Patria" (1). Con esas palabras la Sierva de Dios Bernarda Morin da cuenta del momento en que Monseñor Valdivieso les comunica que juzga "ser la voluntad de Dios que se quedaran en Chile". El viaje de las cinco misioneras canadienses, iniciado en Octubre de 1852 desde la Casa Madre en Montreal había llegado a su fin al amanecer del 17 de Junio de 1853 en el puerto de Valparaíso.


La gran familia Providencia aceptó la invitación hecha por el Comité pro beatificación Bernarda Morin para celebrar con una Eucaristía de Acción de Gracias los 157 años de presencia apostólica en Chile de las Hermanas de la Providencia. Así, el Sábado 19 de Junio pasado, en la Catedral Metropolitana de Santiago y presidida por el Obispo Castrense, Monseñor Juan Barros, se celebró una fiesta en que cada hermana y Asociado (a) de la Providencia, seglares comprometidos y decenas de personas que se han sentido acogidos por la vasta obra de la Congregación en Chile nos unimos para agradecer estos 157 años de historia escritos a la luz del camino que la Sierva de Dios Bernarda Morin cimentó, vivenciando el Carisma y Misión Providencia, que la beata Madre Emilia Gamelin selló con las virtudes de: humildad, simplicidad y caridad ... sobre todo caridad.


Después de la lectura del Evangelio (Mateo 6, 24-34), Monseñor Juan Barros nos dijo: “Damos gracias a Dios... al tener noticia de vuestra fe en Cristo Jesús y de vuestro amor para con todos...” (Col 1,3-5). Sí, nos reunimos para la gran alabanza y acción de gracias a Dios. Y estas palabras del Apóstol San Pablo en su Carta a los Colosenses nos impulsan a ello. Porque el infinito amor de Dios se ha manifestado en el mundo, y muy en concreto para cada uno de nosotros, y entre nosotros también a través de la obra de la Providencia, de la querida Congregación de las Hermanas de la Providencia y los asociados con ella." Luego agrega: "Damos gracias a Dios... porque desde entonces se suceden y suceden nuevas hermanas, fundaciones de colegios, escuelas, hogares para niños, jóvenes y ancianos, la atención de casa de huérfanos y hospitales, la asistencia de enfermos y privados de libertad. Sí, -queridas hermanas- “hemos tenido noticia de vuestra fe en Cristo y de vuestro amor para con todos”, y por eso elevamos nuestra acción de gracias al Dios Providente." Porque, como nos recuerda "Providencia -señalan ustedes en un texto- es el cuidado amoroso que Dios tiene de nosotros. “Mirad los pájaros del cielo... el Padre que está en el cielo los alimenta... Mirad los lirios del campo... Dios les viste con singular esplendor”, nos recuerda el Santo Evangelio. Entonces, ¡cómo no ponerse en Sus manos, no abandonarse en Él!,..."


Nuestras ofrendas presentadas dieron cuenta de todo lo que tenemos y queremos agradecer al Padre Providente por la presencia de la acción evangelizadora de las Hermanas en Chile así el Proyecto Educativo Providencia (P.E.P.) como “fundamento, guía e instrumento de unidad y comunión para los once colegios de la Congregación de las Hermanas de la Providencia, que busca ser presencia de Dios Providente en una educación con calidad evangelizadora, formativa y de excelencia académica para colaborar en la construcción de un país más justo y solidario”. La Historia de la Congregación en Chile, la biografía de la Sierva de Dios Bernarda Morin y una miniatura del "Elena", aquél barco que trajo a las misioneras a Chile junto a la insignia que nos identifica como Providencia y que hace presente en todos y cada uno de quienes participamos de la obra de la la Congregación, la cercanía de nuestro Padre Providente, ambos signos llevados al altar por pequeñas de los Hogares San Vicente de Paul de Limache y Providencia de Valparaíso. Hermana María de los Ángeles y la novicia Loreto León presentaron copihues, nuestra flor nacional, que junto con expresar la alegría que todos quienes estábamos presentes en la Eucaristía, simbolizan la Casa de la Providencia de Temuco, que fundara Madre Bernarda para acoger a los mapuches, hoy continuada aquella obra como comunidad educativa consagrada al Sagrado Corazón como lo hiciera ella al fundarla en 1894.


Al terminar la Eucaristía, el Comité pro beatificación junto a las Hermanas de la Providencia lanzaron en la Plaza de Armas de Santiago, globos de colores como símbolo de la alegría por la presencia de la Providencia en Chile.


(1) Historia de la Congregación, Hermanas de la Providencia. IV Tomo. F. Aliaga R.



junio 18, 2010

"AQUÍ ESTÁ CHILE: ¿NO QUIERE SOR BERNARDA IR A CHILE'"

"No, Señor, contesté; no deseo ir más lejos de lo que me pide la obediencia"....."Muy distante estaba entonces de pensar que Chile sería el campo de mis labores y a la vez mi segunda patria"(1)


Una afectuosa y concurrida asamblea acompañó a las Hermanas de la Providencia en la Iglesia de la Casa Matriz el Jueves 17 pasado para unidos, como una gran familia, celebrar los 157 años de presencia apostólica de la Congregación en Chile. Una historia que comienza a escribirse la histórica mañana del 17 de Junio de 1853 cuando al puerto de Valparaíso arriban cinco misioneras canadienses que veían en Chile un paso más en el regreso a su natal Canadá después de un largo y azaroso viaje cuya misión era fundar una misión en Oregón, Estados Unidos.


Se dio inicio a la Eucaristía, celebrada por el Padre Juan Mundaca acompañado del Capellán de la Casa Provincial, Padre José Casali, con la procesión de cinco hermanas que portaban cada una un cirio encendido como símbolo de la presencia de las misioneras que arribaron a Chile el 17 de Junio de 1853: Madre Victoria Larocque, una de las siete fundadoras de la Congregación en Canadá; Sor Amable Dorion, Sor María del Sagrado Corazón Berad, Sor Dionisia Benjamina Worwoth y Sor Bernarda Morin.


En la Iglesia Matriz de la congregación en Santiago descansan los restos de la Sierva de Dios Bernarda Morin y también los restos de Madre Victoria Larocque, quién fue la primera Superiora de la naciente comunidad y quien además en Octubre de 1852, al emprender el viaje desde Nueva York anima a las misioneras diciéndoles: "Ahora ¡valor!


Madre Victoria Larocque fallece en Chile a los 34 años de edad sin haber tenido la posibilidad de volver a su natal Canadá; Un emotivo momento se vivió cuando con las propias palabras de la Sierva de Dios Bernarda Morin se la recuerda: "Madre Victoria Larocque era el ejemplo vivo de todas las virtudes religiosas, seáme permitido recordar la dulzura de su carácter, su modestia angelical, su profunda abnegación, su humildad sencilla y sin aparato, el espíritu de oración que la distinguía de las demás, un albúm de profunda oración y vida interior".


También se recuerda el momento en que la Sierva de Dios Bernarda Morin fallece en 1929 y se escribe de ella: "Un alma nutrida de los consejos evangélicos, que amaba entrañablemente a Chile, una excepcional mujer cuya figura se elevará en los años al sitio de honor que le corresponde en la historia religiosa de nuestra América".


Hermana Ana Teresa Araya, Superiora Provincial, agradeció la compañía de todos los presentes señalando que este día había sido especialmente de mucha alegría al recibir el cariño y saludos de todas las obras de la Congregación presentes en la Provincia Bernarda Morin. Con especial cariño recuerda que: "el espíritu, el hilo fundacional nunca ha sido cortado pues en esta Capilla tenemos no sólo a la Sierva de Dios Bernarda Morin, sino que aquí también descansa Madre Victoria Larocque, la primera Superiora en Chile y una de las siete fundadoras de la Congregación en Montreal, lo que para las Hermanas en Chile es un privilegio, una gracia muy grande".


Posteriormente, las hermanas invitaron a la asamblea a participar de un vino de honor.




(1) Historia de la Congregación, Hermanas de la Providencia. IV Tomo. F. Aliaga R.




junio 11, 2010

157 AÑOS DE PRESENCIA APOSTOLICA


El próximo 17 de Junio la Provincia Bernarda Morin celebrará 157 años de presencia apostólica en Chile, para celebrarlo el Comité pro beatificación Bernarda Morin invita a una Eucaristía de Acción de Gracias que se celebrará el Sábado 19 de Junio, a las 12:30 hrs. en la Catedral Metropolitana de Santiago.

La Congregación de las Hermanas de la Providencia fue fundada en Montreal en 1843 por la Beata Emilia Gamelin y en Chile el 17 de Junio de 1853 por la Sierva de Dios Bernarda Morin. Celebraremos que por 157 años las Hermanas de la Providencia han seguido el camino que la Sierva de Dios Bernarda Morin cimentó, vivenciando el Carisma y la Misión Providencia, que la beata Madre Emilia Gamelin selló con las virtudes de: Humildad, Simplicidad y Caridad... sobre todoCaridad. La gran y vasta obra de la congregación en Chile hoy está presente en las ciudades de Antofagasta, Tocopilla, La Serena, Ovalle, Sotaqui, Llo lleo, Valparaíso, Limache, Santiago, Linares, Concepción y Temuco. Desarrollan su misión apostólica en los ministerios de acción social, educacional y parroquial.


El viaje de las misioneras comienza a gestarse el 10 de Mayo de 1852 cuando el Consejo General de la Congregación designa a las seis misioneras que emprenderán el viaje: Sor Victoria Larocque, una de las siete fundadoras de la Congregación en Montreal; Sor Amable Dorión, Sor María de Sagrado Corazón Berad y las novicias Benjamina Worwoth y Bernarda Morin (quien realiza su profesión religiosa el 22 de Agosto de ese año). La finalidad del viaje era el establecimiento de la Congregación en Oregón, U.S.A. sin embargo y tal como lo señala Madre Bernarda: "El establecimiento de las Hermanas de la Providencia en Chile no era obra de la previsión humana; que en Chile nadie nos conocía y que por lo mismo nadie había pensado en llamarnos; que nosotras tampoco habíamos pensado en venir a Chile..."

La preparación del viaje se extiende hasta Agosto de 1852, en ese momento se designan nuevos integrantes a la expedición: Pbro. Gedeón Huberdault y quienes servirían a la nueva comunidad, Juan Campagnat y la joven Eloísa Trudeau, quien viaja con la esperanza de poder llegar a ser Hermana de la Providencia. El 18 de Octubre a las dos de la madrugada emprenden el viaje que las llevaría en tren a la ciudad de Nueva York. Parten el día 20 en el vapor "Estrella del Oeste" luego de una pequeña oración. La Superiora de la nueva comunidad, Madre Victoria Larocque las anima diciéndole: "Ahora, ¡valor!". Viajan por el Río San Juan y atraviesan el lago Nicaragua. Desde el Puerto de Pineda abordan el vapo "Pacífico" en el que viajan a San Francisco de California donde llegan el 17 de Noviembre. Para llegar a la ciudad de Oregón abordan el vapor "Águila".

Al llegar a Oregón la comunidad se da cuenta que se encontraba prácticamente deshabitada producto de la fiebre del oro que imperaba en ese momento produciendo una gran emigración hacia California. Las misioneras después de dos meses en precarias condiciones deciden dejar Oregón y viajar a California, así el 1 de Febrero de 1853 emprenden el regreso llegando nuevamente a alojar con las Hermanas de la Caridad quienes en un primer momento ya las habían acogido en San Francisco. La situación allí no fue mejor que en Oregón por lo que las hermanas deseaban un pronto regreso a Montreal. Se les sugiere así tomar el buque chileno "Elena" que saldría pronto a la ciudad de Valparaíso y desde allí tomar un barco hacia Canadá tomando la ruta del Cabo de Hornos. El 27 de Marzo de 1853 las Hermanas se embarcan finalmente en el viaje, no exento de peligros y dificultades, que las traería finalmente como la Providencia lo había ya señalado: a Chile.

"... Son tales, amadas Hermanas, los acontecimientos providenciales que os han traído a nosotros, que, si no tuvierais el nombre de Hermanas de la Providencia, serían más que suficientes para que en adelante os llamaseis Hermanas de la Providencia. Confiad pues en su poderosa protección. ¡Alabada, bendita, ensalzada sea la divina Providencia que hoy une los dos polos de América con lazos de verdadera caridad!"... (Historia de la Congregación)

(Bibliografía: "La entrega sin retorno", F. Aliaga R. "La Historia de la Congregación", Tomo IV, F. Aliaga R.)

junio 04, 2010

CUSTODIOS DEL ALMA DE CHILE




“Como descienden la lluvia y la nieve de los cielos,
y no vuelven allá sino que empapan la tierra,
la fecundan y la hacen germinar,
para que dé simientes al sembrador y pan para comer,
así será mi palabra, la que salga de mi boca,
que no tornará a mí de vacío,
sin que haya realizado lo que me plugo,
y que haya cumplido aquello a lo que la envíe”

Isaías 55, 10-11


Ese texto de Isaías y un diaporama con imágenes de Chile reciben a quienes visiten en el Centro de Extensión de la UC la muestra “Custodios del alma de Chile”, que reúne una serie de objetos personales de Santos, Beatos y Siervos de Dios de nuestro país. En ella se ha querido exponer a la comunidad, en palabras de su organizador “un pequeño ejemplo de las tantas luces atesora la Iglesia, que nos pueden inspirar y guiar el camino “a la mayor gloria divina””.

“Nuestra Iglesia de Chile es testigo de vidas admirables que han marcado profundamente el alma de nuestro país. Por ello ha seguido una serie de procesos oficiales de canonización pero, sin olvidar que hay muchos chilenos desconocidos cuyas vidas ayer, hoy y siempre han sido tan ejemplares como las que están camino a los altares. Como un testimonio de ello esta exposición organizada por la Vicerrectoría de comunicaciones y Educación continua de la Pontificia UC de Chile reúne, por primera vez un importante acervo de objetos personales de Santos, Beatos y Siervos de Dios junto a un material gráfico que quiere acercarnos a sus vidas, carisma y testimonios”.

En esta muestra encontraremos objetos personales de Santa Teresa de los Andes y San Alberto Hurtado, los beatos Laura Vicuña, Ceferino Namancura y P. Agustín Fariña; y los Siervos de Dios Pedro Bardeci, Mariano Avellana Lasierra, María Crescencia Pérez, los Tres mártires de Elicura, Juan Pedro Mayoral Ramos del Manzano, María del Carmen Benavides y Mujica, Fray Andrés Acosta, Monseñor José María Caro, Mario Hiriart Pulido, Monseñor Guillermo Hart de Laufen, Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux y nuestra querida Madre Bernarda Morin Rouleau.

“Entendía que me hallaba en el mundo solo para amar, servir y glorificar a un Dios tan bueno”, con esas palabras la gráfica presentada de Madre Bernarda en pocas palabras nos muestra su extensa y fecunda vida. Los objetos personales de Madre Bernarda contenidos en tres vitrinas fueron facilitados por el Museo Bernarda Morin de las Hermanas de la Providencia.

Sin más palabras, invitamos a toda la comunidad, especialmente a la comunidad Providencia a visitar la exposición que estará abierta hasta el 3 de Julio. Más información en http://bit.ly/bo8XC9