septiembre 11, 2008

Si te invito, ¿te comprometes con mi causa?

Hemos sido invitados, como familia Providencia, a navegar con Madre Bernarda Morin, Sierva de Dios; emplazados a correr riesgos, a desafiar momentos adversos que nos llevarán incluso, a sentir que no se llegará a la meta deseada, así entendimos cuan importante es cultivar la perseverancia. Al abrirnos a nuevos desafíos, podemos en ellos encontrar obstáculos que nos desviarán o nos detendrán en nuestra aventura; frente a ello aprendimos a confiar, a avanzar guiados por la mano de Dios, El nos invita a tener valor y fe para enfrentar lo desconocido motivados por la misma experiencia con que Madre Bernarda y sus compañeras se embarcan en la aventura evangelizadora que finalmente la trae a Chile después de un largo y angustioso viaje, donde sólo su fe y amor a Dios las mantuvo en pie.
Estamos llamados a trabajar por ella; a alimentar la llama que mantiene vivo su carisma entre nosotros; re_andar su senda y re_conocer sus huellas e invitar a quienes nos rodean a conocer su acción evangelizadora. Aventurémonos, aceptemos éste desafío, comprometámonos, nuestra recompensa no sólo será su proclamación como Beata Madre Bernarda Morin, hoy Sierva de Dios, sino la gratificación de haber sido partícipes, por sobre todo, de su acción evangelizadora.